miércoles, 6 de junio de 2012

SINUHÉ EL EGIPCIO

Si debiera definir en pocas palabras este libro diría que me atrajo, me entristeció y sentí por el personaje una ternura que en momentos se volvió enojo y deseos que nuestro personaje lograra sortear esas situaciones dramáticas, involucrándome en su vida trágica. Partiendo de su ignoto nacimiento y procedencia de la que habrá muchas conjeturas, una de las cuales sería descendiente de la realeza.
 Sinuhé a partir de su infancia, fue muy acogido y querido por sus padres adoptivos, fue rodeándose de valores como el estudio, trabajo, sensibilidad y una conducta que a su pesar no abandonaría jamás. Su padre, médico, hizo que amara esa profesión y llegara a ser un gran médico real, hecho que lo llevara a un sinfín de aventuras.

Su vida se mantendrá estable hasta conocer y enamorarse hasta el punto de perder su estabilidad emocional de una nefasta mujer, muy hermosa, pero fría y calculadora, que lo dejará sin bienes personales ni de sus padres, hecho que provocará la muerte de ellos, no soportando esa situación se suicidarán ambos, causando en Sinuhé un derrumbe anímico que cambiará su vida metódica a una constante aventura, quizá para mitigar ese gran dolor que lo marcará para siempre.
En su vida futura de pobreza y peregrinaje dará la libertad a su esclavo, Capta, gran personaje que nunca dejará a Sinuhé, aportando su cariño, contención y sabiduría, haciéndonos sonreír muchas veces con las ocurrencias y divertidas locuras, a la vez que admirarlo, pues dentro de su falta de educación llegará a ser un hombre poderoso.
Aparecerá en la vida de Sinuhé su amigo de la infancia, Horembed, gran guerrero y líder. Además un faraón llamado Akhenaton, personaje de frágil salud al que Sinuhé cuidará hasta el final de su corta vida. Con una ideología diferente, aferrado a un dios único, promulgando la igualdad social entre su gente, no aceptando la violencia y la conquista de otros pueblos. Todos estos pensamientos extraños en esa época desatarán una violencia extrema entre pueblos, sembrando las tierras de Egipto con muertes y destrucción.
Sinuhé llegará a conocer una mujer, Merit, que será muy importante en su vida y que le dará un hijo, hecho ignorado por él. Ella será un bálsamo en su vida errante. Lamentablemente madre e hijo morirán en esas terribles guerras. Él sentirá que la vida de lucha, salvando vidas ajenas no fue suficiente para salvar las vidas de las personas que podían cambiar su destino solitario y errante, pero jamás dejará de lado su arte de sanar al prójimo.
Llegará a ser confinado a un lugar alejado, por resultar incómodo e inoportuno para sus antiguos amigos. Desde allí más solitario que nunca comenzará a relatar su vida, con sus logros y equivocaciones, sintiendo que su novelesca aventura ya ha pasado y está cerca del fin. Con la tristeza de saber de saber que su descendiente y la mujer más cercana a él están ya en el silencio de la muerte. Y tal vez deseoso de reencontrarse con ellos esperará ese día con ansia.
NORA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada