martes, 16 de abril de 2013

SEMANA SANTA. RECUERDOS.


La Semana Santa se celebra en España, también en  Roma y Sur de América, sin pasión de patria, pero  la que tiene más fama es la española a nivel mundial,  creo que también es la más antigua.
 Que emotiva palabra conmemorada desde siglos. Las hay para todos los gustos austeras y esplendorosas, pero todas con el mismo fin: acercarnos  a Dios con nuestras cargas de faltas y  arrepentimiento en el recuerdo de su pasión, ¿ se conseguirá ? En tiempos antiguos eran la cuaresma y la semana santa de una austeridad  espartana, se  suspendían todos los programas de entretenimiento en la radio, entonces no existía televisión, solo se escuchaba música  sacra o clásica, se cerraba todo centro de recreo y los lupanares, por eso se decía jocosamente pasan más hambre que las…….. en cuaresma.
Por mi edad he podido ver varias Semanas Santas personalmente y otras en la televisión, cito algunas de las que más me impactaron.
En la comarca de Aliste, (Zamora ) desde hace seis siglos ha sido de gran austeridad, las gentes del pueblo se vestían de saco para  las procesiones diarias y hacían el calvario con el Vía Crucis hacia la montaña descalzos y arrastrando cruces de madera y cadenas, según su penitencia o dolor de sus corazones.
Posteriormente se formó una cofradía de hombres que aún perdura, llevan capas de pastor pardas, y en los días santos visten de sudario acompañando al señor en su pasión y muerte. No son reconocidos pues llevan cabeza y caras tapadas,
 Pero el dolor que sufren y su arrepentimiento se trasmite, dan gracias por los favores recibidos y  humildemente suplican al señor escuche sus peticiones, prometiéndole el amor y caridad a sus semejantes, yo lloraba al  ver su dolor, el de nuestro señor crucificado y el de su santísima madre.
                     Con tanto dolor y arrepentimiento, ¡ qué pena que cada día no sea Semana Santa !
 Mi pueblo es muy humilde, y su Semana Santa como todas muy triste y emotiva, teníamos el orgullo de tener un monumento grandioso que no existía en muchos kilómetros a la redonda, envidia de otras parroquias, se componía de tres paneles de madera y  tela pintada representado la semana santa en todas sus fases desde el techo hasta el suelo, ocupaba la mitad del centro  de la iglesia y en el centro del panel tenia arcos como puertas  para poder pasar y llegar a la urna donde estaba el cordero divino, por lo viejo que estaba dataría de siglos.
Bien pues mi primera experiencia fue terrible, mi madre no me dejaba asistir a los oficios de noche, solo de día por sus consecuencias, la cuaresma ya transcurría triste, la gente se saludaba en silencio, preparándose para la triste y dolorosa Semana Santa.
Al fin llegó y con ella mi primera experiencia de noche de tinieblas, que horror, el primer panel del monumento ya me tenía un poco asustada, había un judío con cara de muy malo, eso me parecía a mí, tirando de una cuerda atada al cuello de Cristo que me daba muy mala espina, empezaron los oficios y pusieron un palo en el centro que yo no había visto nunca se llama tenebrario con un final en triangulo que llevaba quince velas. Cada vez que se terminaban unos larguísimos rezos se apagaba una vela (entonces no teníamos luz eléctrica) solo velas individuales, que se dejaron de encender, cuando se apagó la catorce del tenebrario, la quince quedaba encendida representaba la luz de Cristo, se guardaba.,
Entonces horror, un ruido espantoso de carracas, matracas y otros utensilios de hacer ruido, yo pensé que la iglesia se venía encima, según dice un historiador es el grito que da la tierra a la muerte de Jesús, así estaban unos minutos luego, paraba un poco y se repetía, salí enferma, esa fue mi primera experiencia de la pasión del señor, dolorosa y terrible, pero las siguientes fueron tristes y respetuosas.
Solo nos queda una pena de todo ello el ilustrísimo señor obispo cuando vio nuestro hermoso monumento  pensó:” una reliquia de tanto valor ¿ en un pueblo tan humilde ?” se lo pidió al párroco y en contra de la opinión del pueblo, se lo llevó, luego se supo que lo vendió a algún anticuario.
  Hizo bien así, nos quitó  nuestra vanidad y orgullo de Semana Santa, un pueblo tan humilde no debe tener orgullo......
 Son notables y grandiosas las que vemos en la tele por sus imágenes y devoción, son visitadas por muchos forasteros venidos de todo el mundo, como las de Sevilla Zamora y Málaga, tuve la suerte de ver la de Valladolid llamaba la atención por su piedad y respeto, detrás de cada paso les acompañaba una banda de música así como las autoridades correspondientes y el cuerpo docente de las universidades con sus rectores al frente, magnifica, la de Sevilla debe de ser tan solemne que estremece de pasión, nunca mejor dicha la palabra, con unos pasos e imágenes  tan reales en su dolor y sus hermosas y desgarradas saetas que no puedes contener el llanto, es un patrimonio y riqueza que poseemos, Dios quiera que la crisis no nos la quite, que por desgracia ya nos la estropea muchas veces el tiempo.
 La que si he tenido la suerte de ver varios años  es la de Palma de Mallorca, sensacional, de siglos, sus imágenes son tan hermosas y solemnes que conmueven empezando por el Cristo de la sangre venerado por el pueblo mallorquín, enfermos y pescadores, al que se le hacían magnificas ofrendas con fervoroso amor. Son muchas las imágenes y grande la devoción. También hay una réplica exacta de la virgen de la Esperanza, donada por doña Leonor Sencillo de Mar, (millonario de Mallorca)  todo el  paso es de plata, así como los cofrades con sus hachones rematados en plata fina, su cara muestra tal dolor que es imposible resistirse al llanto.
Esta imagen por desgracia tiene su triste historia la muerte de uno de sus costaleros empujando el paso, Raquel  Pla.
La procesión sale de la iglesia del Cristo de la Sangre sobre las cuatro de la tarde y seguida de sus penitentes, acompañamientos de sus cofrades y música, llega a catedral de madrugada, que piedad y que dolor en esos días.
 Lástima que en el pasado, tanto amor y dolor, no les impedía hacer los terribles AUTOS DE FE...mis Semanas Santas son así. Esto es real como la vida misma. Paquita.


                                                          





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada