martes, 9 de abril de 2013

EL PAPA, LOS PAPAS


Para estas alturas, se han vertido ríos y mares de tinta sobre los Papas, sobre el renunciante, y sobre el nuevo. Noticias de todo tipo, buenas, menos buenas y  malas. Yo no voy a ser más Papista que  el Papa, como popularmente se dice, pero siento el deseo de poner  mi granito de arena o humilde opinión ahora que las aguas han vuelto a su cauce.
Cuando el Santo Padre renunció a su pontificado el mundo se rasgó las vestiduras, ¡qué horror después de seiscientos años! .Yo que soy, o me tengo por católica practicante, sentí una gran pena, detrás de cada renuncia siempre hay un problema, y quise adentrarme un poco en él.

Primero quise saber lo que opinaba la gente, y todos decían lo mismo, que si no podía les parecía bien  y un familiar de un alto cargo de la iglesia me contestó que  si era mucha carga para él que me parecía  lo más correcto. Aún no sabemos lo que podrá resistir el nuevo Papa, ojalá  mucho, le hará falta.

Una renuncia después de seis siglos es mucho, un horror, y me propuse volver al pasado, para saber cuántas renuncias de Papas había  habido y por qué.
EL primero en el año 88-89  fue el Papa  san Clemente I, desterrado y martirizado. Posteriormente le siguieron otros cinco Papas, que por distintas razones  renunciaron.
 El  Papa Ponciano, renunció por el cisma de Hipólito, anti Papa. Tanto  Ponciano como Hipólito fueron desterrados a Cerdeña, donde se reconciliaron con la iglesia. Los dos renunciaron y murieron siendo mártires, San Ponciano, enterrado en Roma como Papa, año 235- 236.
San Silverio año 536  obligado a renunciar por la emperatriz  TEODORA para poner otro de su favor. Fue desterrado por el emperador y martirizado.
Benedicto  IX fue Papa con catorce años, renunció, pero volvió a ser Papa por segunda vez, renunció, y en esta vez a favor de Gregorio VI, que también tuvo que renunciaren el año 1045 por las  críticas recibidas.
Celestino  V,  eremita, no estaba  preparado  para la lucha del Vaticano  y renunció y volvió a su vida de oración.
Y  por ultimo cuando el cisma de occidente, Gregorio XII,  con tres Papas,  al no ponerse de acuerdo los cardenales en el lugar del papado,  Roma, o  Aviñón, les pidieron que renunciaran a los tres, pero solo lo hizo  Gregorio XII. Al fin los cardenales le   eligieron por mayoría  a él como el verdadero Papa,  año 1406 -1415.
 Ahora quiero volver a nuestro anterior Papa Benedicto  XVI. Quiero centrarme  en su renuncia y causas, cuando le nombraron  Papa, creo  que no valoró el gran problema que arrastraba la iglesia desde casi un siglo, un lastre difícil de superar, pero él se encontraba con fuerzas y salud para enfrentarse a ello. Temas como  el aborto, los gritos del tercer mundo contra la natalidad sin control del preservativo, negado por sus antecesores el divorcio, los matrimonios entre parejas del mismo sexo, y lo más grave: un problema gravísimo de pederastia dentro de la iglesia. Hasta en las más altas esferas, tapado y consentido, extendido por todo el mundo, y que nadie quería poner remedio, preferían mirar para otro lado, se encontró completamente solo en esa lucha dentro del mismo vaticano, fue una guerra interna que minó su salud, traía la herencia del escándalo de la banca vaticana, que también cayó en su legado.

Pero pienso que lo que colmó sus fuerzas y su salud, fue la traición de su secretario, sacando a la luz pública secretos graves del estado del vaticano.
Anciano, enfermo,  y sin otra ayuda que la espiritual, no le quedó más remedio que la renuncia, todo muy sabido y criticado  ¿pero alguien le acompañó en esos momentos? ¿En sus noches precedentes a la decisión, en su soledad  y sufrimiento?
Yo no hago más que pensar en él, y le deseo que encuentre la paz en sus últimos años, y la compañía que no tuvo cuando más la necesitaba.
Y para el  nuevo Papa, le deseo salud,  suerte y fuerzas para la lucha, que le van hacer falta. PAQUITA.

                                                 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada