viernes, 14 de marzo de 2014

AL YARMURK

Una fotografía facilitada por la ONU muestra la ayuda humanitaria en el campo de refugiados de Yarmurk, en el sur de Siria.
Allí se muestra descarnadamente la crisis que se viene en ese país. En la imagen se ven cientos de personas esperando alimentos y medicinas. Las carencias que sufren estas personas, además de lo antes expuesto son igual de imprescindibles, ellos carecen de agua, electricidad y gas. Su calidad de vida es infrahumana
 Este desastre promueve la deshidratación, todo tipo de enfermedades y miseria. En su tragedia se ven obligados  a comer hierbas y hasta alimento para animales.
Viven  o sobreviven estos refugiados palestinos, asediados por las fuerzas del régimen. Los insurgentes tomaron  el control de Al Yarmurk en diciembre de 2.012 y desde entonces este lugar ha sido enfrentamiento continuo de opositores y fuerzas del gobierno.
Abandonados a su suerte, incierta y terrible están pagando un precio muy alto por haber quedado en medio de ese gran cementerio de destrucción y olvido, muriendo de hambre y enfermedades, sin distinción de edades en un conflicto que ellos no crearon.
En el término de este año han desaparecido por diferentes causas, al menos cuarenta personas y la cifra se incremente día a día.
Este lugar reducido a escombros en el que permaneces 18.000 refugiados se ha transformado en el trágico lugar, en el que diariamente van desapareciendo personas de todas las edades y donde la comunidad internacional ha fracasado en el reconocimiento del conflicto de tal gravedad.

Mientras se promocionan charlas entre unos y otros los grandes olvidados son las miles de personas que claman hambrientas, tiritando de frío y de terror, sintiéndose rehenes de este desastre humanitario sin límites. NORA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada