jueves, 15 de diciembre de 2011

AFRICA




Quiero referirme, si realmente tomamos conciencia, de los minutos y horas que se utilizan en los medios de comunicación tratando de ver como se solucionan los “ problemas económicos globales” y como se pasan sin atender los acontecimientos que están ocurriendo en el África negra, como pasan sin ver que hay otro mundo, muy solo, muy triste, al que todos miramos como una película que no nos pertenece, una película en la que no intervenimos y los actores tienen todos la misma expresión, donde no hay nadie que destaque y todos forman una masa de gente, sobre todo mujeres llevando en sus brazos niños famélicos, tristes, pero de hermosos ojos llenos de tristeza por los que se han quedado en el camino.

Vemos esas filas interminables de gente buscando “solamente” un plato de comida, gente que avanza lentamente hacia una posible salvación, tal vez del hijo que llevan en sus brazos. Si observamos las caras de esas personas son todas iguales y sus miradas profundas y vacías. Caminan a sabiendas que nada cambiará, que ese viaje termina en una olla de comida y mañana será otro día.

Miremos esa realidad, valoremos lo que cada uno tiene y roguemos Y peleemos para que los poderosos de este mundo den la vuelta a su mirada y vean ese lugar abandonado y cruel en el que cualquiera de nosotros podría haber caído y haber sido la que lleva al niño en brazos, niño que como tú y yo tiene los mismos derechos para poblar este mundo en condiciones dignas. ¡Nuestro MUNDO!

NORA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada